Para determinar la dirección de la economía de un país en particular, los operadores utilizan una variedad de datos que incluyen: producto bruto interno, empleo, crecimiento, importaciones, exportaciones, profundidad del mercado, entre otros. A estos factores se los conoce en conjunto como variables fundamentales.
 

Oferta y demanda
 

Al igual que cualquier otro mercado financiero, el mercado de divisas responde a cambios en la oferta y en la demanda. Por ejemplo, cuando hay una mayor demanda de dólares, el dólar aumenta su valor en el mercado.
 

Tasas de interés
 

La tasa de interés que cobra el banco central de un país en particular es un factor que influye en el valor de una divisa determinada.

Por ejemplo, si la Reserva Federal de los Estados Unidos aumenta las tasas de interés, el valor del dólar estadounidense subirá, haciendo que el precio del par EUR/USD baje.
 

Si el Banco Central Europeo (contraparte de la Fed en la Unión Europea) eleva sus tasas de interés, el valor del euro subirá, haciendo que el precio del par EUR/USD se eleve.
 

Pares de Divisas
 

En el mercado de divisas, las divisas operan en pares. Un par de divisas sube o baja en comparación con otro. Cada divisa tiene una abreviatura de 3 letras y la primera divisa del par es la divisa base.
 

El precio en un momento determinado indica qué cantidad de la divisa base se necesita para cambiarla por la divisa secundaria. Por ejemplo, si el euro sube su valor, entonces el precio del par EUR/USD también aumentará, ya que se necesitarán más dólares para comprar un euro.
 

Siguiente: Términos básicos sobre operaciones bursátiles